fbpx

Alambiques y Alquitaras de Cobre

El alambique se utiliza desde siglos pasados para destilar mediante un proceso de evaporación por calor y finalizando con un proceso de enfriamiento mediante agua fría. La condensación se acumulará formado el líquido o aceite que dará como resultado la destilación.

Alambiques de cobre baratos para empezar a destilar.

Si nuestra especialidad es la sidra, una alquitara nos vendrá que ni pintada, algunos modelos vienen preparados también para la extracción de aceites esenciales un 2 en 1 en toda regla que no hay que dejar escapar.

Alquitara para alcohol y aceites esenciales de excelente calidad-percio.

Alambiques y Alquitaras de cobre con termómetro

Estos alambiques y alquitaras de cobre, son de alta calidad para realizar una perfecta destilación puesto que al llevar consigo un termómetro nos facilitara la tarea de destilar. Podremos medir el tiempo en el cual el alcohol empieza a evaporarse y de esta manera poder hacer una destilación perfecta a la temperatura adecuada.

Comprar alambiques y alquitaras con termómetro.

Alambiques de columna

Podemos extraer o destilar el alcohol, pero también se pueden producir aceites, perfumes, cremas… por lo que el alambique de columna será nuestro mejor aliado si queremos extraer o destilar aceites esenciales. Este alambique también puede destilar alcohol.

Una muestra de estos excelentes alambiques de columna que podrás encontrar al mejor precio.

¿Qué ventajas da un alambique o alquitara de cobre para destilar alcohol?

El cobre tiene propiedades anti-bacterianas por eso su utilización en destiladores es casi obligatorio. Otros de los factores positivos es su facilidad para la transmisión de calor. Por su composición absorbe las pequeñas cantidades de azufre que contienen las plantas y otros compuestos como la levadura que se produce en la fermentación. Entre otras de sus virtudes esta que no altera ni el sabor ni el olor del producto final.

Se han incorporado materiales nuevos a los alambiques como el acero inoxidable, el cristal, pero el cobre siempre será el cobre

Proceso de destilación de un alambique

Empieza por disponer de uno de los sistemas mencionados anteriormente u otro siempre intentando mejorar los anteriores en cuanto a piezas que incorpore, como filtros, llaves, elementos de medición… Cuanto mejor se ha él sistema mejor eficiencia energética y productiva obtendremos. Antes de comprar cualquier sistema mencionado anteriormente deberíamos saber cuál va a ser nuestro objetivo con él, si solo lo vamos a utilizar para destilar sidra pues con una alquitara nos sobraría, pero si queremos hacer vino deberíamos buscar un sistema de alambiques más complejo.

 

El Alambique

Es un sistema que contiene unas mejoras tanto en el gasto energético como en la rectificación o pureza de la destilación. La cabeza del alambique retiene por su forma los materiales menos volátiles permitiendo que la concentración de alcohol se ha mayor. Este sistema además incorpora tanto un cuello de cisne para transportar el vapor hacia el recipiente de enfriamiento como un serpentín para un mejor enfriamiento gradual del vapor. Con este sistema obtendremos un alcohol con una concentración mayor de etanol por lo tanto más potente y un control mayor sobre él sistema.

Este sistema es más completo que el de la alquitara, con un excelente rendimiento y ahorro energético si vamos hacer destilaciones más habitualmente. Te dejo unos pocos destiladores que cumplen perfectamente con este propósito, además son de calidad y el precio es muy competitivo al compararlo con otros equipos hechos de otros materiales.

La Alquitara

Es uno de los sistemas de destilación más antiguos que existe ya que solo está compuesto por una caldera, la cabeza que entra dentro del recipiente de enfriamiento y el tubo de salida de la destilación. Este sistema es mucho más lento ya que no permite un reflujo adecuado haciendo que no tengamos un mismo grado alcohólico que un alambique por eso se necesita más tiempo y un mayor gasto energético.

Sí el uso que le vamos a dar es ornamental y esporádico o para hacer unas pocas destilaciones al año te dejo unas pocas alquitaras que están muy bien de precio y cumplen con creces lo que necesitas.

Alambique de cobre

El alambique de cobre es uno de los dispositivos más antiguos que se han diseñado para una destilación adecuada. Este, cuenta con las características perfectas para destilar una gran variedad de sustancias, siendo perfecto para destilar alcohol y aceites esenciales. Un equipo de destilación que puede conseguirse es muchísimos tamaños.

La forma del alambique es bastante única, sobre de este hecho de cobre, cuestión que le brinda bastantes beneficios y hace de la destilación; un proceso sencillo, satisfactorio y muy controlable, condiciones que son casi obligatorias para que los resultados sean los adecuados. Te invitamos a conocer un poco más sobre este equipo de destilación.

¿Cómo luce un alambique de cobre?

Un alambique tradicional, es un dispositivo con una forma bastante característica, este cuenta con 4 piezas principales, que ayudan a su funcionamiento. Estas se denominan como, caldera, capitel, cuello de cisne y serpentín, estos cuatro se encuentran conectados entre sí, para emitir, manejar y condensar los vapores producidos en la destilación.

El caldero, es el encargado de llevar dentro la mezcla que se deseas destilar, en el caso del alcohol, es ahí, donde se deposita el fermentado. Luego, podrás visualizar el capitel, una parte del alambique que luce como una pequeña caldera; la diferencia está, en que esta solo recoge el vapor y lo direcciona, con la intención de que llegue al cuello de cisne.

Este último se describe a sí mismo con su nombre, es un tubo que conecta el capitel, con el serpentín, haciéndose más pequeño en su diámetro. Finalmente, el serpentín, es un tubo que se dobla como una especie de resorte y que se sumerge en un baño refrigerante. Todo esto termina en una llave o tubo que se conecta a un recolector.

Estas partes son básicas del alambique tradicional y se podría decir que están presentes en los diferentes tipos de alambiques; pero, puede que su diseño cambie un poco o que hay otros elementos entre una pieza y otra. En términos generales, este sería el aspecto de un dispositivo de estos.

¿Cuál es el funcionamiento de este tipo de alambique?

Hablemos de funcionamiento grosso modo, para llegar al proceso de destilado, será necesario armar el alambique. Para ello, se debe llenar la caldera, cerrándola por arriba con el capitel. Se dará inicio al proceso con el calentamiento de la caldera, el cual, deberá adaptarse a la temperatura de ebullición de la sustancia a destilar. Por ejemplo, si se destila etanol, su punto de ebullición es de 78°C, el del agua es de 100°C.

Una vez se alcanza e punto de ebullición del elemento a destilar, este comenzará a evaporarse, los gases, han de concentrarse en el capitel. Esto hará que se conduzcan a través de del cuello de cisne y posteriormente al serpentín; una vez este vapor se someta al baño refrigerante, se condensará, esto convierte el vapor, en líquido. Para terminar el proceso, este líquido deberá ser almacenado y posteriormente procesado.

El alambique de cobre es un dispositivo de gran utilidad y que puede adaptarse a diferentes tipos de destilación. Además, suele ser considerado como uno de los más seguros, gracias a su diseño y método de destilación, que maneja los gases de manera adecuada.

¿Hay diferentes tipos de alambiques hechos de cobre?

La respuesta principal y más sencilla a esta pregunta es sí, hay varios tipos de alambiques. Existen más específicamente, 5 tipos de alambiques, cada uno con características únicas, que, al mantener su mayor parte como un alambique tradicional, les convierte en tipos de este.

Alambique tradicional

Cuando se habla de alambique de cobre, es normal que la referencia se haga al alambique de pera, que es el que se describe anteriormente en el post. Este tipo en específico cuenta con una existencia bastante longeva, que se remonta a unos cientos de años.

Alambique de columna

Se conoce ampliamente el alambique de columna, un dispositivo que agrega, entre la caldera y el capitel; un tubo donde ira una rejilla, este suele utilizarse para destilación de aceites esenciales, muchas veces, está diseñado para que la columna pueda retirarse; esta característica permite que pueda usarse como alambique tradicional.

Alambique de cierre a agua

Este tipo de alambique, el alambique de cierre a agua, digamos que es una modificación del tradicional. En este caso, el capitel no está separado, si no, que se une a la tapa del caldero. La tapa sencillamente se cierra con la presión ejercida por un pequeño canal que se llena con agua y permite que los vapores no se escapen.

Alambique de baño maría

Un tipo de alambique utilizado generalmente para destilados más finos, el alambique de baño maría. Este es sencillamente un alambique dentro de otro, siendo únicamente el externo el que tiene contacto directo con el fuego. Este suele producir destilados sin la necesidad de que se sienta un sabor a quemado o sobre calentado en el licor obtenido.

Alquitara

Finalmente, la alquitara es el ultimo, aunque se podría decir que el primero, de los modelos de alambique. Este cuenta con un caldero y un capitel, pero elimina el cuello de cisne, reemplazándolo por una especia de olla, que va en su parte superior. En esta se deposita el agua fresca que funcionará como refrigerante.

¿Es difícil conseguir un alambique de cobre para destilar en casa?

Si te has decido a comenzar a experimentar un poco con la destilación, es bueno que te hagas con un alambique de cobre. Este es el dispositivo más sencillo de manejar y puedes conseguir uno que te permite destilar diferentes sustancias, como alcoholes, aceites y mucho más.

De manera artesanal, se podría decir que este es el mejor equipo, debido a que el cobre tiene la capacidad de absorber ciertas sustancias. Adicionalmente, cuenta con la propiedad de tener menor transferencia de sustancias al destilado.

Teniendo en cuenta todo esto, es momento de que comiences a considerar hacerte con un genial alambique de este tipo. Diviértete experimentando y destilando una inmensa variedad de sustancias con tu genial alambique. ¡Destila aceites, bebidas y muchas cosas más!